Dime con quien andas… y te lo perdonaré todo

La taza que tienen en su escritorio estos caballeros

Alguna vez escribí  antes sobre cómo el pasado oscuro y malindroso de las personas desaparece mágicamente (así borrón y cuenta nueva) cuando se asocian a los autoproclamados “buenos” y los que “están con la gente”. Es del dominio público que declararse en contra de los ricos y de los empresarios lo vuelve a uno en automático poseedor de poderes cuasi-redentores, de un alma pura y de gustos modestos.

Algo dije yo de cómo Marcelo Ebrard, ex secretario del PRI en el DF, diputado priista, renunció a ese partido en 1995 redimiéndose así de todo lo asociado con éste. Y no sólo eso, se purificó por completo cuando Andrés Manuel López le dio un puesto durante su gobierno. También aludí al pasado priísta de Manuel Camacho Solís, gran colaborador de Salinas de Gortari, quien luego tuvo en sus manos la campaña de AMLO. A partir de entonces se volvió hombre bueno. Digo, no importa que el mismo Peje Redentor haya escrito un libro de 155 páginas en donde acusa a ese mismo Camacho de orquestrar un fraude electoral en su contra en las elecciones de Tabasco en 1988 y en donde presenta supuestas pruebas.

Eso nada puede importar en un país donde nadie lee y en donde nadie se acuerda de las cosas que sucedieron hace apenas unos meses. Después de todo, lo que importa son las buenas intenciones, ¿no? Que se lo digan a Obama, que por eso mismo recibió el Nóbel de la Paz. Y así como un sacerdote puede perdonar un asesinato si uno se confiesa y promete no repetir, así los políticos se travisten de un color y de otro, sin que nadie levante una ceja. Yo la verdad ya no sé si reír o llorar. Para muestra unos botones.  En Tamaulipas, el PRD pretende avalar la candidatura de Lino Korrodi. ¿Por qué nos suena este nombre? Pues porque se trata del mismo tipo que juntó dinero para la campaña de Vicente Fox en 2000, tan vilipendiado por los seguidores del Peje. En el sur, en la bella Mérida, el famoso “diputeibol”, el Pancho Cachondo, expanista, es ahora candidato por el PRD por la presidencia municipal. No importa las páginas y la tinta que los perredistas de aquel entonces derramaron criticando a este mismo personaje.

Supongo que los políticos de otros países deben admirar a los nuestros. Corruptos y hambrientos del dinero de los impuestos, todos. Pero así de descarados e impunes y cuasi-omnipotentes como los nuestros, en pocas partes.  Clap-clap-clap.

3 responses to “Dime con quien andas… y te lo perdonaré todo

  1. Alfredo Castellanos

    En el PRD no puedes generalizar, porque los que atacaban a Pancho Cachondo eran los BEJARANISTAS (hoy por suerte, minoría en el PRD).

  2. Liliana V. Blum

    Bueno, es que son un partido y uno asume que los unen una serie de ideología e intereses. Lo que se puede generalizar es la serie de incongruencias e hipocresías. Por ejemplo, hacer un gran escándalo de las toallas caras del estúpido de Fox, pero pasar por alto al Bejarano recibiendo la maleta de dinero. El encarcelado fue el que dio el dinero, el que lo recibió más libre que un pajarito. Pienso que se pueden generalizar bastantes cosas de este partido…

  3. Liliana V. Blum

    Alfredo, ¿o sea que los otros perredistas -los no bejaristas- creían que el diputado panista era un gran tipo, alguien que compartía sus mismos valores como para candidatearlo por su propio partido? Uuuu, seguro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s