Matrimonio y amor

Matrimonio

Para Javier Bautista de la Torre

Ya estamos en 2010 y justo en el mes del “amor”. ¿No era éste el año en que haríamos contacto? Al menos según aquella vetusta película futurista. Hace mucho más, a principios de 1900, Emma Goldman escribió sobre el matrimonio y el amor. Sus puntos de vista fueron revolucionarios entonces y uno pensaría que en más de cien años las cosas habrían cambiado. Las ideas de esta judía rusa anarquista estarían ya caducas para ahora, ¿no?

Goldman afirma que el matrimonio es un fracaso y es antagónico al amor. Hay algunos que son el resultado del amor o en los que prevalece el amor, pero eso es a pesar del matrimonio, y no a causa de. La mayoría de estas uniones no son sino una farsa que se mantiene por conveniencia económica o por temor al qué dirán. Hay quien habla de casos de quienes se enamoraron después de casados, pero es en realidad un ajuste a lo inevitable. El acostumbrarse al otro está lejos de la espontaneidad, la intensidad y la belleza del amor, sin las cuales el matrimonio resulta degradante para cualquier hombre o mujer.

Para ella, el matrimonio es un arreglo económico, una convivencia de toda una vida entre dos extraños. La mujer no conoce nada del hombre, salvo su ingreso. ¿Tiene buen trabajo, puede mantener una familia? Y el hombre no necesita saber más de la mujer fuera de que tiene una apariencia agradable. ¿Está bonita? ¿Sabe atender su casa? A pesar de las feministas, en la práctica del matrimonio, la mujer no deja de ser un apéndice del hombre. Ella se acomoda a él, siempre. Tal vez por eso se ha mantenido esta institución intacta por tanto tiempo.

Desde la infancia, a la niña promedio se le dice que el matrimonio es el objetivo principal. Toda su educación, incluidos sus juguetes, van dirigidos hacia ese fin. Como la vaca que se engorda para el matadero, a ella se le prepara para el matrimonio. Pero paradójicamente, no se le permite saber nada de sus funciones como esposa y madre. Sólo el matrimonio puede “transformar” lo más sucio (el sexo) en lo más puro y sagrado. Un gran porcentaje de la infelicidad, el estrés y el sufrimiento físico en los matrimonios se debe a la ignorancia criminal de las mujeres en términos de sexo, misma que se les vende como una gran virtud. Si por el contrario la mujer aprende y ejerce su sexualidad abiertamente sin el permiso de la iglesia y del estado, quedará de inmediato nulificada para ser la esposa de un “buen hombre”. ¿Qué hay más tremendo que una mujer adulta sana, llena de vida y pasión, niegue esta necesidad natural en aras de que venga un príncipe azul y la tome como esposa?

La institución del matrimonio hace de la mujer un parásito, totalmente dependiente. La incapacita para luchar y sobrevivir, aniquila su conciencia social, paraliza su imaginación, y después le dice que ella y sus hijos están protegidos gracias al matrimonio. Pero el amor no necesita protección. Mientras sea el amor lo que engendre vida, a ese niño no le faltará jamás comida, techo o afecto. Pero si es el producto de la imposición, la violencia, la rutina o la ignorancia, ni todas las leyes pueden protegerlo del mismo maltrato o negligencia de sus propios padres.

Eso decía Goldman hace más de cien años. Y yo pienso en esas compañeras que estudiaban mientras encontraban marido. Esas que soportan lo que sea para poder mantener su nivel de vida. Esas cuyo cerebro no atina más que a hablar de ropa, autos, y chismes sociales. Esas que se acuestan con hombres repulsivos que las mantienen bien. Esas aceptan los hijos que dios manda para atarse mejor a ese ingreso. Esas que toman el apellido de su dueño y se pierden poco a poco. Esas que nunca llegaron a sentir lo que era estar enamoradas de verdad. Las que ignoran los orgasmos o la satisfacción de valerse por sí mismas. Yo pienso: qué poco hemos cambiado.

10 responses to “Matrimonio y amor

  1. Hola Liliana:
    He llegado a tu blog de manera accidental, he de decirte que en la prepa tengo un maestro que insiste en que exploremos diversos blogs sobre temas que nos interesen, que leamos y nos comuniquemos con las personas que encontramos y que escriben sobre temas que nos interesen y luego comentamos en clase nuestras experiencias. Yo andaba interesada en el tema del matrimonio y te enconté en wordpress. Tus blogs estan chidos y me gustó leerte. Me gustó tu post sobre el matrimonio y el amor, creo que tendré que leer a Emma Goldman, pues el matrimonio no es precisamente mi sueño y lo que pones en tu texto sobre las ideas de esta señora me interesó… y bueno, como dice mi maestro que cuestionemos también, yo quisiera decirte: Lo que la ñora Goldman comenta sobre el matrimonio está claro en tu post, pero, qué nos puede decir la ñora Blum sobre el tema, pues por lo que pude ver tu estás casada, con hijitos y toda la cosa… Bueno, me gustará conocer tu opinión.
    Lola.
    P.D. Buscaré algún libro tuyo, también me gustaría leerte.

    • Liliana V. Blum

      Lola, gracias por leerme. Yo también caigo en blogs por casualidad y eso me encanta. Pues mira, yo estoy casada pero bien podría no estarlo. Diré que yo soy feliz a pesar de la institución del matrimonio y no precisamente por ella. Tengo una relación única con mi pareja y bien podríamos estar sin papeles de por medio. Lamentablemente si miro a mi alrededor, mi familia, mis conocidos, mis amigas, las experiencias con el matrimonio son todo menos alentadoras. Tanto los que terminan, como los que persisten. Esos son los peores, me parece. Hay al menos dos de mis libros que puedes conseguir con facilidad. No sé en dónde vivas.

  2. Hola nuevamente Liliana:
    Me ha gustado conocer tu opinión sobre tu experiencia en el matrimonio. Concuerdo contigo: el éxito de una relación de pareja no depende de un papel, son otros los factores que determinan que puedas ser feliz con alguien, eso me gusta. ¿Sabes?, yo también realicé una observación en mi entorno para tratar de ver como se daban las situaciones de matrimanio, y me encontre con que al menos en mi medio cercano el matrimonio está pasando de moda, pero lo que me llamó la atención fue que las mujeres no se casan debido a una decisión conciente, sino más bien porque empiezan a vivir muy aceleradamente y no se detienen a pensar. Muchas chicas de mi comunidad se embarazan jóvenes y ya no se casan, mi propia madre me tuvo a la misma edad que tengo yo ahora (17 años) y ahora es madre soltera. No sé, creo que las cosas si han cambiado desde la época de la señora Goldman, pero lo que sigue igual es que muchas mujeres son incapaces de decidir con conciencia. Si tu decides casarte, pues bien y si decides ser soltera pues también, pero que al menos tengas los elementos para decidir concientemente. Bueno eso creo yo que soy bien antimatrimonio.
    Gracias por contestar. Por cierto, vivo en Iztapalapa en el D.F. y (también por sugerencia del mismo maestro que te conté) visitaré la feria del libro de Minería, así que recomiéndame que puedo leer de ti para buscar, creo que al menos un libro podré comprar.
    Lola.

    • Liliana V. Blum

      Lola, pues sí, muchas mujeres deciden no casarse hoy. Igual, no es la misma visión que se tiene a los diecitantos o veintitantos, a después de los 30. Yo he conocido gente muy “progre” a cierta edad, pero que comienza a frikearse al pasar cierta década porque no se ha casado. También es lamentable que conozco muchos muchos casos de matrimonios hechos (obviamente no de tu generación) en los que la pareja está junta porque él pone el dinero, cierto nivel de vida, status, etc., y ella pues perpetúa la estirpe o el apellido, acompaña a los eventos sociales, se cerciora que las cosas domésticas marchen, y se encarga de tener siempre al tope las tarjetas de crédito y el guardarropa a la última, pero que en realidad no hay más que esa relación mercantil entre ellos. Realmente triste. Así que me alegra saber que las nuevas generaciones tienden a cambiar ese patrón.

      Mira, mi libro de “Vidas de catálogo” (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2007) lo consigues en cualquiera de las librerías de Educal, y por supuesto que tienen stand en la Feria de Minería. También puedes conseguir en el stand de Jus mi libro “El libro perdido de Heinrich Böll” (Editorial Jus, 2008). O bien en la misma editorial, en Donceles 66. Mis otros dos libros son más complicados, uno porque se agotó la edición y otra, porque es del gobierno de Tamaulipas y no tiene circulación. Pero mientras están esos dos. Ojalá te gusten. Mando abrazo!.

  3. Estoy comiendo helado mientras releo la columna sobre Emma Goldam, la leo y la leo y mientas más lo hago más me gusta, tienes una forma tan sensible de hablar de estas cosas tan duras Liliana, tienes ese don que los mortales no poseemos: sabes comunicar ideas complejas en palabras mortales. Caramba todo esto para evitar sonrojarme por la dedicatoria, jaja, soy un común muy común que se ruboriza cuando lo nombran: me pasaba en el cole que cuando la maestra decía mi nombre tenía que ir bajo la mesa para que nadie viera mi rojo semblante, cosas de minos que me siguen pasando. Gracias Liliana por la cita textual de meu nome, sé que dedicarme la columna es una forma de decirme “mira vos, que te hago caso a tus recomendaciones literarias”.

    Y no sólo leíste a Emmita, la entendiste, que mira que eso es un poco complicado.

    “Una Judía Rusa Anarquista” sé que al menos tres de estas tres palabrotas te interesan.

    Toda una revolucionaria que sin querer abanderaba a los socráticos de principios del siglo pasado, una vieja loca que con todo ese amor que tenia dentro supo romper con la lógica del feminismo contemporáneo, nunca un “contra ellos”, pues la premisa ontológica que plantea es: “con ellos”, “con todos”, “con ellos siempre” (eso de ontológico se refiere a su idea de existencia…). Entre los anarquistas, dicen los anarquistas, la solidaridad no es palabra escrita y Emma Goldman llevó esto al extremo.

    Me gusta leer textos sobre anarquistas y me gusta leerte a ti Liliana, buena sorpresa esta de leer un texto sobre anarquistas de tu puño y letra. Además es un texto muy bueno, me gusta ese modo de abordar a la Goldman, ese modo de referenciarla en la vida cotidiana, haces que le quede el saco a algunos.

    Pa adelante dicen las del colectivo “Mujeres creando” cuando ven a lo lejos que los milicos bolivianos se acercan, Flora Tristan levanta el puño en alto antes de morir, María De Moura grita “libertade, libertade” en un convento, Claudia López Benaigues danza en medio de la guardia chilena antes de ser alcanzada por una bala, Elena Quinteros corre por su vida con los cordones de los zapatos bien amarrados, Alexandra Davil Neél le canta ópera a los pobres, Maria Galido Organiza a un puñado de prostitutas de un barrio pobre de la paz y les enseña a no dejarse extorsionar por la policía, Mollie Steimer lucha desde las entrañas de la bestia por el derecho que tienen los jóvenes a no morir en una guerra inútil, María Bruguera Pérez que mira como su madre y compañero son asesinados mientras aprieta a su hijo en su vientre, Karenko Fumiko que lucha desde la cárcel por la inocencia de su pareja, Lucy Parsons culpable de luchar contra la esclavitud, Rosario Dulcet obrera, Luisa Michel y la forma tan dulce y esperanzadora de hacer la revolución, Concepción Arredondo viviendo afuera de las cárceles esperando a que su pareja don Librado saliera de una y entrara a otra, Benita Galeana que crea un Soviet en México.

    Un día un anarquista viejo me dijo que la historia de la anarquía está llena de derrotas gloriosas, que eso hace de la anarquía una idea romántica. Pero no, por qué los anarquistas hombres y mujeres tampoco buscan la gloria con triunfos, por qué los anarquistas saben que lo que hacen falta son pequeñas batallas ganadas, lo que hace falta es sentarse a escribir sobre Emma Goldman, una mujer poco conocida, decirle al mundo, hablar de ella, ser tábano y hacer que propios y extraños se cuestionen sobre su vida a través de una columna de periódico. Lo que hace falta es que más Lilianas destapen a más Emmas para que más Lolas las conozcan, ganarle pequeñas batallas a los que hacen de este mundo una ovalada caja de zapatos llena de ideas huecas. Lo que hace falta es renovar la esperanza, tener 17 ò 27 ò 36 años y renovar la esperanza.

    Te mereces un tinto Blum.

    Por cierto, te dije que en mi casa tengo la Habitación Emma Golman, prometo alguna foto de eso.

    • Liliana V. Blum

      Javier,

      el 99.9% de las veces, no leo lo que otros me recomiendan. De verdad que sigo agradecida porque me hayas puesto a esta judía anarquista en el camino y ciertamente necesito leer más de ella y sobre ella.

      Veo cómo otras madres educan a sus hijas en la belleza, en la complacencia, en las muñecas y bebés, en la importancia de la la ropa y las apariencias, en el desdeño a la educación, entiendo por qué las cosas no cambian. Son ellas las que juzgan y critican a quienes se desvían de estas “normas” femeninas.

      Decía Goldman que el matrimonio es igual a la prostitución, pero con un sólo cliente y con muchas menos libertades que las que caminan por las calles.

      Cuánta humillación y gastarse la vida por manejar una minivan de modelo reciente y vestirse en tiendas departamentales que se anuncian a nivel nacional.

      Me gusta que me hables de esas otras mujeres que fueron distintas a las de su época y a las de hoy. Tomo notas mentales, a pesar de mi mala memoria.

      Algo yo había escuchado de esa habitación en tu casa, eh. Así que espero una fotito, eh.😉
      El tinto se acepta, por supuesto. Poco, que estoy volviéndome abstemia lentamente.

      Gracias por tu comentario tan generoso para mí. Creo que tendré que hacer un segundo artículo porque de ese tema nomás quedó mucho que decir.

      Abrazo de oso hormiguero.

  4. Por cierto Lola, yo tengo los libros de la ñora Blum esta y de la ñora Gooldman aquella, si quieres podes pedir un préstamo a la biblioteca solidaria Evariste Galois (que así se llama el cuarto de los libros) y con gusto te los hago llegar, yo estoy en el DF y no sería difícil. Y, acá entre nos, sabes que a Liliana le gusta mucho eso de charlar con jóvenes, no creo que fuera inconveniente para ella un día ir hasta tu escuela y platicar en tu clase, creo que tendrías que proponérselo y en una de esas acepta, prometo hacer gestión para ello, sólo tendría que coincidir en algún evento que ella estuviera acá.

    Saludos

    • Liliana V. Blum

      Por cierto joven Bautista, le llevo un par de libros míos para que los haga de préstamo en lugar de los ya dedicados. Digo. En una de esos los expropian y no regresan, y eso no es problema, vaya, no porque el libro valga en sí, sino porque yo a unos libros les escribí unas cositas aparte de los cuentos especialmente para usté.

    • Liliana V. Blum

      No me vayan a hacer vudú con mi propia letra. Se sabe de algunos casos, sobre todo con viejas flamas del pasado, jejejeje.

  5. Liliana y joven Bautista:

    Les agradezco mucho sus comentarios. Auch! no pensé que lo diría, pero el ruquis de mi prof. tenía rezón, esto de explorar blogs de gente talentosa da la oportunidad de conocer cosas que desde mi hoyo en Iztapalapa no tendría oportunidad (gracias también internet). Si Liliana, escribe más sobre el tema me late seguir leyéndote. Sr. Bautista, gracia por el ofrecimiento, lo tomaré en cuenta y aunque tengo pocos recursos me gustaría ir comprando algunos libros, si bien tal vez no tenga pronto un cuarto con nombre y todo para mis libros (ya investigué quien es ese tal Evariste Galois y es un buen nombre para su cuarto de libros), pero tal vez pueda ir haciendo un rinconcito que bautizaré pronto -mi mamá seguirá diciendo que no tiene una hija normal-. Pues sigan en esto que yo seguiré leyendo, eso me gusta (y lo del anarquismo suena chido, eso también me late bastante)
    Gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s