Hipócritas con camisas rotas, o las pajas en el ojo ajeno


En Estados Unidos la población se polariza en contra o a favor de la infame ley de Arizona que le da el poder a la policía local de hacer “revisiones razonables” a cualquiera que se sospeche está de manera ilegal en el país, lo que conlleva el potencial de apelaciones legales en la corte ya que viola la cuarta enmienda. Mientras, en México los políticos y los medios y todo mundo se desgarran las vestiduras. Nada mejor que tirar la primera piedra y sentir una indignación nacionalistoide: al fin el antiyanquismo da los frutos que lo justifican. Qué poca madre de estos gringos, se dice generalizando con auto complacencia sin tomar en cuenta a los miles de americanos que se oponen a la ley, promueven el boycott a Arizona y alzan sus voces en protesta.

Sé que cada Estado y país está en su derecho de crear, votar y aprobar las leyes que mejor convengan a sus intereses. Después de todo, ya se sabe que a los políticos nunca les ha interesado hacer lo correcto o lo que realmente se necesita, sino lo que creen que les hará ganar los votos necesarios para permanecer en o llegar al poder. Yo, por mi parte, les llamo hipócritas tanto a los que apoyan la ley en Estados Unidos como a los compatriotas que desde acá se desgarran a la antique-testamenté las túnicas. Al cabo que cuando los mexicanos criticamos las políticas de otros países no es intervencionismo, es lo justo, mas si osare un extraño enemigo (sobre todo si no es de izquierdas) opinar sobre nuestro país, habrá que indignarse hasta las lágrimas.

Desde luego que esta ley propuesta en Arizona tiene que ver con la cultura, con las nociones protestantes y caucásicas de raza e identidad nacional, y no, como se alega, con los costos que los ilegales le generan al estado. Es un hecho que los trabajadores mexicanos cometen menos crímenes que los americanos nativos (negros y blancos) y contribuyen al país en términos de productividad económica e impuestos que pagan, mucho más que lo que consumen en subsidios. Los argumentos que las élites políticas, “nativistas”, xenófobos y nacionalistas blancos están usando ahora para pasar la ley recuerdan a lo dicho en contra de las grandes oleadas de migrantes irlandeses y alemanes que llegaron a EU en el siglo XIX escapando persecución civil, racial y religiosa en sus países, y en contra de los chinos en el siglo XX. ¿Seguridad nacional? Los 19 hombres que secuestraron aviones el 11 de septiembre de 2001, entraron a los EU legalmente, con visas de turistas y/o de estudiante.

Si los políticos quisieran realmente resolver el problema, harían leyes para que los migrantes  pudieran vivir y trabajar legalmente en EU. El impulso de limitar la migración es una manifestación de proteccionismo económico y es negativo para todos los países. Queda a discusión cuál es el impacto de todos los trabajadores ilegales en la economía de EU, quién se beneficia de esa mano de obra barata y por qué los empleadores americanos siguen impunemente contratando trabajadores ilegales. No sólo los que trabajan en el campo y en la construcción, sino los jardineros, domésticas y personal de limpieza. Esta ley es como combatir a las drogas sólo en la producción y el tráfico, pero no en el consumo. Hipócritas todos los que la apoyan.

Y nosotros también, que nos llenamos de indignación sólo cuando se trata del río Bravo hacia arriba, pero nos hacemos de la vista gorda cuando se trata de los abusos cometidos en contra de centroamericanos que van de paso por nuestro país. Plagios, trata de personas, extorsión, violaciones, y hacinamiento indigno de los pollos porque sí, aquí en México, los ilegales van a dar a las cárceles.  Están a merced de los funcionarios públicos y de las bandas de delincuencia organizada; las autoridades (de cualquier color), y nosotros, la sociedad (de la cual forman parte estos abusadores), hacemos que la virgen nos habla.  Nuestra gran viga ocular nos impide ver más allá.

4 responses to “Hipócritas con camisas rotas, o las pajas en el ojo ajeno

  1. Diomedes S. Rábago

    Sin duda un problema complejo y que no se solucionará pronto. Lamentablemente podemos observar tanto aquí en los Estados Unidos como en México las contradicciones y doble moral de los discursos nacionalistas. Me entristece sobre todo que en circunstancias como ésta predominan la ignorancia, el odio y el mito del orgullo nacional.

  2. Adriana Rodríguez Fernández

    No se trata del orgullo nacional. Se trata del respeto a los derechos humanos. Entiendo que hay norteamericanos que están en contra de esta Ley, pero al escuchar en los medios que de acuerdo con una encuesta realizada por The New York Times y la cadena CBS, 6 de cada 10 encuestados estaban a favor de la ley o consideraban que debería de ser más estricta.

    Hablo desde mi caso, la gente que tenemos parientes en el gabacho, nos preocupamos por lo que está pasando. La mayoría de nuestros compatriotas no son delincuentes, es gente que no encontró oportunidades en este país y migró creyendo que iba a mejorar.

    Se ve que la cosa se va a poner más complicada ya que entiendo que otros Estados quieren adoptar una Ley similar. Creo que es un deber de la sociedad manifestarse en torno a lo que está pasando y tratar de frenar iniciativas como esta.

    Un abrazo,

    Adriana

    • Liliana V. Blum

      Por supuesto que es rentable para los políticos porque hay una cantidad considerable de votantes que son racistas y están a favor de esta ley.

      Mi punto era que entre más de 300 millones de habitantes, son varios los millones que están en contra, y no sólo los latinos.

      Yo pienso que ahora que cuentan las pérdidas que ya está provocando el boicott, otros estados reconsiderarán su idea de imponer una ley similar. Los mismos políticos conservadores de Arizona ya están hablando de “suavizar” la ley.

      Ahora con el pakistaní de la SUV con explosivos, que por cierto estaba nacionalizado estadounidense, creo que la atención se debe poner en donde hace falta. El terrorismo y cómo la venta de armas alimenta al narco acá. Precisamente muchas de las armas vienen de Arizona, que tiene leyes laxas en torno a la venta de armas.

      Y eso, Adrianita. Te mando un abrazo. Gracias por leer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s