Padres de paja y querubines tiranos (o cómo hacer leña del árbol más gordo)

La culpa no es de la estaca, si el sapo salta y se encaja...

Primero fue la anciana Stella Liebeck la que demandó a McDonalds porque se echó encima una taza de café y se quemó. Tras una multa de casi 3 millones de dólares, entre castigo y compensación, el gigante de comida rápida comenzó a poner advertencias en sus vasos de precaución por el líquido caliente. La viejita descubrió el hilo negro: el café quema si te lo echas encima. El agua en grandes cantidades puede ahogar, beber cloro es peligroso y los escorpiones pican. Quizá haya que poner advertencias en eso también. La viejita murió millonaria. Asusado por esta victoria y por la tendencia de echarle la culpa quien sea antes que admitir nuestras propias faltas, el gordito Caesar Barber intentó (fallidamente) demandar a varias cadenas de comida rápida (la del payasito Ronald por delante, por supuesto) por ser responsables de su obesidad rampante de 123 kilos, diabetes y un par de infartos. Estuvo ingieriendo durante años, de 4 a 5 veces por semana, comida rápida y ahora buscaba al chivo expiatorio que lo convirtió en Java the Hut. Como si le hubieran metido la comida en la boca a fuerzas, como si se la hubieran regalado, como si le hubieran prohibido hacer ejercicio.

Me llama la atención que siempre hay gente que se siente moralmente superior a los demás como para saber qué le conviene al resto de las personas, y que exige al gobierno que prohiba todo lo que a su juicio (moralmente superior, dije) es perjudicial, malo, o indebido. De paso, nada tontos, pretenden hacerse millonarios a costa de los blancos más fáciles. Siempre me he preguntado por qué todo mundo odia a Walmart, mientras que las otras cadenas de supermercados que tienen las mismas prácticas comerciales pasan inadvertidas. Igual, la gran Eme amarilla es el símbolo de todos los males universales y todos aspiran a una demanda en su contra. Pues bien, el The Center for Science in the Public Interest está amenazando con demandar a McDonalds porque dice que los juguetes de las cajitas felices engordan a los niños. Dejemos a un lado que Burger King, Carl’s Junior, Jack in the Box, Whattaburger, KFC y otros también ofrecen juguetes con sus comidas infantiles. Este centro alega que los juguetes engañan injustamente a los niños, que a su vez le suplican a sus padres que los lleven a McDonalds y éstos, irremediablemente, acceden.  A ver, a ver, a ver…

Yo estoy en pro de la libertad económica, de expresión y de la libertad personal de elegir en qué gastar, qué comer, qué creer y cómo educar a nuestros hijos. Estoy en contra de que el gobierno o ciertos grupos pretendan imponer sus ideas y su moral sobre los demás, impulsando leyes que coartan la libertad. Detesto a los padres blandengues que quieren que el Estado y las escuelas hagan su trabajo. Odio a esos adultos controlados por enanos tiranos a los que cumplen todos sus caprichos por un miedo enfermizo a ser tachados de mala onda o por una incapacidad vertebral de ejercer un mínimo de autoridad. Estos irresponsables son los mismos que se asombran de porqué el tejido social está así de podrido y creen que tomando cursos de valores y de inteligencia emocional podrán remediarlo todo. O quizás es la culpa del presidente o de los gringos o de alguien más. Les tengo una noticia: si un hijo quiere un juguete, no estamos obligados a comprárselo. El querubín puede hacer un sano berrinche, no se morirá. Si nuestro crío exige ir a McDonalds, podemos quedarnos en casa y preparar una comida sana. Que no se nos olvide que el carro lo manejamos nosotros, el dinero lo ganamos y lo tenemos nosotros, los adultos. Se vale decir que no, se vale hacer lo correcto y no sucumbir a una rabieta infantil. Si comenzamos a responsabilizarnos por los hijos que criamos, o por las cosas que nos metemos a la boca, o por cuidar nuestro propio cuerpo, en vez de pedir que lo prohiban todo como si fuéramos todos unos subnormales incapaces de ejercer nuestro libre albedrío, tal vez otro gallo le cantara a nuestro país.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s